MVZ
  El acuario marino
 
          


El acuario MARINO

MVZ Sendey Chávez Ramírez




DEFINICIÓN
 
Un acuario de tipo marino, es un pequeño ecosistema donde conviven diversos organismos vivos, desde simples bacterias hasta los más elaborados y vistosos diseños de colores y formas de algunos peces e invertebrados; contando también a las algas microscópicas y macroscópicas. Se trata de una pequeña réplica de mar, que pretende asemejarse lo más posible a éste.
 
Pero desde mi punto de vista, se trata de una entidad viva, que analógicamente compararé a un organismo superior, el cual cuenta con sistemas que lo hacen funcionar adecuadamente, y esos sistemas en los organismos superiores son: el sistema nervioso, el sistema circulatorio, el respiratorio, el digestivo, entre otros. Pero, qué relación tiene todo esto en un acuario, a continuación veremos de que se trata.
 
SISTEMA NERVIOSO
 
La parte esencial de todo organismo es el cerebro, ya que éste coordina todas las funciones de los demás sistemas.
Para que exista una armonía y funcionamiento óptimo del ecosistema, en este caso nuestro pequeño pedazo de mar, se debe tener una adecuada planeación de lo que será nuestro acuario marino.

EL DISEÑO
 
Lo primero será el diseño del contenedor de agua, la pecera. Las dimensiones, la forma y el material son parámetros muy importantes para nuestro acuario; el tamaño del contenedor deberá ser mayor de 100 litros, pero si no se tiene experiencia, se puede comenzar con un acuario de esta capacidad; no es recomendable menor cantidad de agua, ya que un acuario así, tendrá la inconveniencia de desequilibrarse con mayor facilidad, y el número de peces que se pueden introducir será limitado.
 
Una vez que tenemos el tamaño ideal de la pecera, en función de la cantidad de litros, el siguiente paso es el diseño, y nos referimos a la anchura, lo largo y alto de ésta. Las formas más recomendables son las rectangulares, debido a varios aspectos: mayor espacio para los peces en el sentido de nado, mayor área para el intercambio gaseoso en la superficie y un mejor espacio para la decoración y atractivo visual.
 
También la profundidad es importante en el aspecto de la decoración, siempre y cuando se conserve la forma rectangular, la profundidad puede adaptarse mayor o menor. Respecto a la altura, lo recomendable es que sea un mínimo de 50 cm, una altura más elevada podría causar demasiada presión en el fondo del acuario, además de que la intensidad de iluminación se verá reducida.
 
El cristal es un material barato y que no se raya fácilmente, pero que si se puede romper con relativa facilidad, por lo que dependiendo de la cantidad de agua deberemos elegir el grosor, para 100 litros es suficiente cristal de 6 mm, pero si nuestro acuario rebasa los 200 litros lo recomendable, será un cristal de 1 cm de grosor. El acrílico es mas caro, y tiene el inconveniente de rayarse fácilmente, aunque no se rompa con frecuencia.

LA DECORACIÓN
 
Cuando pensamos en un ambiente marino, se vienen a la mente las imágenes de un arrecife de coral con varios peces de colores y diversas formas que se mueven en torno a éste, anémonas, pólipos, estrellas de mar, plumeros, erizos, y los propios corales. Entonces, de lo que se trata es de imitar este ambiente.
 
Lo primero será pensar en el sustrato, aunque puede ser de diversos materiales, lo recomendable será la grava o arena de coral molido, ya que posee propiedades de interés para el correcto funcionamiento del ecosistema. El coral molido funciona como un sustrato donde viven y se reproducen bacterias, que son benéficas, además de que mantiene un correcto nivel de pH, debido al carbonato de calcio del cual está formado.
Rocas y corales inertes serán también parte de la decoración final, en estos encontrarán refugio y/o sustento nuestros peces o invertebrados, y les brindará un ambiente agradable y seguro.

LA ILUMINACIÓN
 
Un aspecto no menos importante es la iluminación de nuestro acuario, muy aparte del aspecto estético, un adecuado rango de luz es parte esencial para la salud, tanto de peces, invertebrados y microorganismos.
 
En los peces, el mantenimiento de los llamativos colores se acentúa en un espectro de luz correcta, además de que se mantiene en buen estado la capa mucosa externa del pez, la cual lo protege de infecciones causadas por bacterias, parásitos u hongos.
 
En los invertebrados, como lo son los corales y las anémonas, también interviene la luz para la presencia de las algas simbióticas que en ellos habita, la existencia de estas coloraciones es debida a microalgas (zooxantelas), las cuales les proporcionan, además de su extraordinaria coloración, cerca del 90% de su alimentación.
 
Por regla general se emplea 1 watt por cada litro de agua, siendo la gama azul la más cercana a el espectro de luz de día, preferido por la mayoría de los invertebrados. El espectro de luz deberá ser lo más cercano al que producen los rayos solares a una profundidad que llega a ser hasta de 10 metros para la mayoría de los organismos de nuestro arrecife.
 
De manera natural, el sol llega a proveer de 100,000 lúmenes/m2, pero la mayoría de los organismos fotosintéticos se conforman con una intensidad de 10,000 lux.
El tiempo de iluminación (fotoperiodo) no deberá de ser menor ni mayor de 12 horas, ya que puede ocasionar pérdida de algas.
Las fuentes de luz recomendables son los tubos fluorescentes, ya que no generan tanto calor y los hay de diferentes temperaturas de color.

EL SISTEMA DE FILTRACIÓN
 
Uno de los primeros filtros que tuvo gran éxito en los acuarios de coral fue el filtro “húmedo-seco”, diseñado para acuarios de gran volumen, pero que se puede adaptar según las necesidades de cada acuario, se trata de un filtro que funciona con un sistema de goteo sobre una gran superficie de contacto compactada en las llamadas “bioesferas”.
 
Este sistema acumula una gran cantidad de bacterias, la cual permite una mayor carga biológica sin que el acuario sufra un desequilibrio bioquímico que se traduce en un aumento de amoniaco.
 
Los filtros de goteo poseen una sección “seca”, en la cual se encuentra el material filtrante “biosferas”, aquí el agua, que contiene los contaminantes como el amoniaco, es expuesta a la nitrificación y se le incorpora una gran cantidad de oxígeno atmosférico.


 
En la sección “húmeda”, que es la parte donde se acumula al agua ya procesada, se encuentra la bomba que lleva de regreso el agua ya filtrada al acuario.
Una forma de complementar la filtración química del acuario, es mediante la introducción de roca viva. El empleo del filtro biológico (húmedo-seco), el skimer y la roca viva, forman el sistema “Berlín”, el cual ha tenido gran éxito en los acuarios marinos.
 
La roca viva está constituida por organismos como conchas, pólipos, algas, y son el sustrato de sostén para algunos invertebrados como esponjas, anémonas, plumeros, gusanos, estrellas de mar, además de bacterias, las cuales llevarán a cabo la filtración biológica.

El AGUA
 
Un aspecto de suma importancia es la calidad del agua que emplearemos, no debe proceder de la toma de agua, ya que ésta contiene gran cantidad de químicos, incluyendo aquellos que se usan para su desinfección como las cloraminas, y los fosfatos, metales pesados como el cobre y muchos contaminantes biológicos.
 
Se deberá usar idóneamente agua destilada, o en su defecto agua de garrafón. La sal tendrá que ser de la más alta calidad, es importante no escatimar en esto, ya que es el sustrato de nuestros organismos y tendrá que ser lo más parecido posible al ambiente natural, y la formulación debe ser excelente, libre de fosfatos y nitratos.


 
LA CALEFACCIÓN
 
La temperatura adecuada para la mayoría de los organismos es de 25-27 C°, y esta se consigue con un termostato, el cual deberá ser completamente sumergible y con graduación de la temperatura. Por regla general por cada litro de agua se necesita 1 watt para alcanzar los 26C°
 
LA UBICACIÓN
 
El acuario debe estar montado en un mueble lo bastante resistente, correctamente aislado con pintura u otro material que evite la corrosión que se genera por la salpicadura de sal. El lugar donde se ubique tiene que ser apartado de los rayos directos del sol y donde no existan cambios importantes de temperatura.
 
 
SISTEMA CIRCULATORIO
 
El corazón es el encargado de transportar la sangre del organismo a los diferentes destinos para su oxigenación o renuevo nutritivo.
En nuestro acuario este papel lo cumple la bomba de agua, la cual moverá el agua para transportarla hacia el sistema de filtración para que sea procesada, oxigenada y distribuida por todo nuestro ecosistema. Es de importancia la generación de corrientes internas, simulando lo que serían las olas en un ambiente natural, ya que esta corriente es necesaria para la vida de invertebrados, como los pólipos de corales y las anémonas, que gustan siempre del movimiento.
 
 
SISTEMA RESPIRATORIO
 
Al pasar el agua por un sistema de filtración, a ésta se le incorpora el oxígeno, ya sea mediante la inyección de aire, o por la exposición del agua a éste.
 
El oxígeno es de vital importancia para peces y microorganismos y sus niveles deben alcanzar el grado máximo que tiende a la saturación. Si la oxigenación y la distribución no es la adecuada, se generan áreas con un ambiente anaerobio, donde proliferan bacterias dañinas, las cuales producen sustancias tóxicas como el sulfuro de hidrógeno, el cual hace proliferar algas negruzcas en el sustrato. De igual modo se desestabilizan funciones bioquímicas (oxi-reducción) que rompen con el equilibrio del sistema.
 
El dióxido de carbono (CO2), es utilizado por las algas del acuario (fotosíntesis), este gas es el resultado del proceso de respiración de animales superiores como los peces, pero debe existir en cantidades adecuadas para no producir efectos adversos. Una adecuada aireación mantiene al CO2 en niveles óptimos.
 
 
SISTEMA DIGESTIVO
 
Al igual que el sistema digestivo de un organismo superior, el sistema de filtración cumple las funciones del procesamiento de las sustancias orgánicas que entran en nuestro acuario, tanto los restos de alimento no consumido como los desechos de los peces e invertebrados. Urea y heces, son digeridos por microorganismos que están presentes en el sistema de filtración.
 
Imaginemos un intestino delgado provisto con millones de pequeñas vellosidades, en éstas se encuentra la microbiota normal del intestino que se encarga de digerir alguna de la materia orgánica; del mismo modo un lecho de grava o arena, es un sustrato que proporciona gran superficie de contacto y anclaje para bacterias, por donde fluye constantemente el agua, y son procesadas las sustancias tóxicas.
 
El diseño de las “bioesferas” es una réplica de lo que serían las vellosidades intestinales, esta planeación permite tener una enorme superficie de anclaje para nuestras bacterias, de una forma compacta.
 
 
SISTEMA URINARIO
 
Los riñones cumplen la función de purificación de la sangre, todos los productos de desecho son filtrados y excretados a través del riñón, de otro modo el organismo acabaría por intoxicarse por la acumulación de sustancias tóxicas como la urea. En el acuario nuestro riñón se llama espumador o skimer, que es un separador de proteínas.


 
Los skimer separan del agua sustancias proteicas como la urea, al haber menor número de esta proteína, es menor la cantidad de amoniaco, nitritos y nitratos que, de lo contrario se formarían, sin mencionar otros metabolitos como el ácido sílico, los fosfatos; colorantes como la gilvina, que no pueden ser degradados por el filtro biológico, de modo que solamente pueden ser removidos con carbón activado de excelente calidad o con cambios de agua.
 
En los acuarios marinos, la alcalinidad y la dureza del agua son mayores, lo que permite una mayor solubilidad de gases como el CO2. En la cámara reactiva del skimer se incorpora, junto con el aire, cierta cantidad de CO2 benéfico para algas y microalgas (zooxantelas) que existen de manera simbiótica con los corales.
 
La cantidad de oxígeno disuelta se ve incrementada por el skimer (hasta 130% de O2), y esto a su vez aumenta el potencial de oxireducción del agua.
El skimer contiene una cámara superior donde se acumulan las proteínas ya separadas por la espuma que se forma, y que produce un líquido de color ámbar.
 
Las proteínas suspendidas en el agua, poseen una carga electrostática positiva, y otra carga negativa dada por el átomo o molécula inorgánica al cual pueden estar unidas; la parte positiva es repelida por las microburbujas del skimer de carga positiva, pero la parte negativa es atraída por las microburbujas de aire; entonces, éstas burbujas tenderán a subir junto con la unión de las proteínas, generándose una concentración que genera la espuma; finalmente, la condensación de esta espuma forma el líquido de color amarillo que puede ser claro u oscuro, dependiendo de la cantidad de materia orgánica existente en el agua.
 
 
QUÍMICA DEL AGUA
 
COMPOSICIÓN
 
La abundante vida que se encuentra en el mar es debida a la presencia de una gran variedad de sales. En el mar se encuentran la mayoría de los elementos de la tabla periódica, lo que la hace tan compleja e indispensable para la sobrevivencia de los peces e invertebrados de nuestro acuario.
 
El cloro, sodio, sulfato, magnesio, potasio y calcio componen las sales que se encuentran en una mayor concentración; mientras que el bromuro, borato, silicato y estroncio son elementos presentes en menor cantidad.
 
Existen además otros elementos que están de manera insignificante, pero que son necesarios para invertebrados y algas, estos son los elementos traza y son iones de hierro, molibdeno, manganeso, cobalto, zinc y cobre.
 
 pH

El pH es una propiedad química del agua, se define como el potencial de hidrogeniones, dicho de otro modo es la alcalinidad o acidez del agua u otra sustancia que se mide en una escala logarítmica asignada del 1 al 14.


 
El pH de un agua neutra corresponde a 7, y es el pH deal para la mayoría de los seres vivos, pero no para los organismos marinos a los cuales corresponde un valor de 8 – 8.3 (alcalino). Este rango de valor es de extrema importancia, ya que valores por arriba o debajo de este valor pueden causar alteraciones que llevarían a al muerte.
 
Un cambio de pH hacia abajo (ácido), es debido a la generación de ácidos en nuestro acuario, y estos ácidos son originados por la presencia de materia orgánica y son también el producto de la respiración, que genera dióxido de carbono, que en cantidades elevadas, produce ácido carbónico.
 
En nuestro acuario es indispensable la presencia de un sistema amortiguador de pH (buffer), el cual detendrá una caída rápida del potencial de iones de hidrógeno manteniéndolo estable en su rango de valor normal (8 - 8.3). Este sistema buffer, generalmente está compuesto por el material coralino, el cual posee gran cantidad de carbonatos de calcio, los cuales son los encargados de contrarrestar el efecto de los ácidos que se generan de manera normal en un acuario ya poblado. También la misma agua salada, posee elementos que son amortiguadores, por lo que los cambios periódicos de agua, son necesarios para reestablecer el sistema “buffer”.
 
Los organismos del tipo de las algas marinas, se alimentan de dióxido de carbono, de modo que si existe una cantidad excesiva de algas, el resultado será un aumento de pH.


 
 
DUREZA (dKH)
 
Los carbonatos (carbonato de calcio CaCO3) son los principales responsables de la dureza o alcalinidad del agua en un acuario de tipo marino.
El rango adecuado de dureza corresponde a 2.5-5.0 grados. (miliequivalentes/litro. 1meq/l= 50ppm).
 
Cuando se realizan cambios de agua, se reintegran al sistema los carbonatos que mantienen una adecuada dureza. El agua de mar y las sales comerciales contienen suficientes cantidades de estos amortiguadores, pero el calcio, al ser usado por algunos invertebrados, puede disminuir su concentración (normal: 400 a 450 mg./l.), por lo que debe ser añadido periódicamente.
 
LA SALINIDAD
 
Es la concentración de todos los sólidos presentes en el agua, y esta debe ser un promedio de 30 ppm. Para medir esta cantidad de sal se emplea un densímetro, que mide la gravedad específica, la cual corresponde a 1.022 en una temperatura de 26C°.


 
AMONIACO
 
El amoniaco es una sustancia producida por la materia orgánica, elementos que contienen nitrógeno, como la urea.
 
La principal fuente de amoniaco la constituye el metabolismo normal de los peces e invertebrados, principalmente urea y ácido úrico, son aprovechados por bacterias autótrofas como fuente de alimento (bacterias nitrificantes), que son convertidas inicialmente a amoniaco.
 
Organismos muertos y restos de comida sufren un proceso de mineralización, realizado por bacterias presentes, generalmente en el lecho de grava, formando una fuente adicional de amoniaco.
 
Las cantidades de amoniaco no deben rebasar de 0.1 ppm, siendo lo ideal el nivel de 0. cuando los niveles de amoniaco son mayores, existe un disturbio en el ciclo del nitrógeno, que puede ser debido a varias razones, la más común es el exceso de población o alimentación, ya que el sistema de bacterias se ve sobrepasado con relación a los niveles de amoniaco, que deberían ser transformados a compuestos menos dañinos.


 
Los primeros síntomas se ven reflejados en los peces, dificultad en la respiración y un nado excesivo son indicativos de intoxicación por amoniaco.
En un acuario nuevo, es natural el incremento de amoniaco, aunque no haya presencia alguna de peces u otros organismos. El nivel máximo se alcanza aproximadamente a los 15 días, después de este periodo los niveles caen abruptamente hasta alcanzar su mínimo nivel a los 30 días en promedio, este es el tiempo preciso de introducir los primeros peces en nuestro acuario, los cuales consisten de damiselas por ser peces altamente resistentes.
 
Las pruebas para medir el amoniaco constan de esta gama de colores que indican la calidad de agua según el grado de amoniaco presente en partes por millón.
La primera escala, 0 ppm de amoniaco (ideal sistema de nitrificación)
La segunda .25 ppm (leve disturbio en el sistema de nitrificación)
La tercera 1 ppm (mayor disturbio en el sistema, toxico para algunos peces)
La cuarta 5 ppm (sistema nitrificante fuera de función, envenenamiento total)


 
 
NITRITOS
 
Son el producto intermedio del ciclo del nitrógeno, cuando el amoniaco es desdoblado por las bacterias (nitrosomonas), se producen los compuestos llamados nitritos, éstos también representan un riesgo para los peces y especialmente para os invertebrados, los cuales no toleran niveles elevados de este producto.
 
En los peces la intoxicación por nitritos se ve manifiesta por una respiración acelerada, resultado de la falta de oxígeno en la sangre, los nitritos reemplazan a la hemoglobina, la cual se encarga del transporte de oxígeno, por lo que la muerte se da por asfixia.
 
La introducción de invertebrados, en un acuario nuevo deberá ser después del segundo mes, una vez que los nitritos han alcanzado su mínimo nivel, pero es conveniente la medición periódica de éstos.


 
 
NITRATOS
 
Son el producto final del ciclo del nitrógeno, es producido por las bacterias nitrobacter, las cuales convierten los nitritos en nitratos. El nitrato, es muy poco dañino para los peces, pero algunos corales pueden verse afectados si los niveles exceden las 10 ppm.
 
La implicación más importante es el incremento de algas filamentosas, las cuales se alimentan de los nitratos, siendo indicativo del crecimiento de las mismas el aumento de la cantidad de nitratos, es de tener presente que este tipo de algas consumen una buena cantidad de elementos traza del agua, los cuales son de indispensable valor para los invertebrados.
Para eliminar los nitratos del sistema, es necesario los cambios periódicos de agua.
 
 
FOSFATOS

Los fosfatos también son otro producto del desecho de peces e invertebrados, de la descomposición de alimentos y como fuente adicional del agua de la llave; el ortofosfato (PO4) se añade al agua para potabilizarla.
 
Aunque no representa un riesgo para los peces, cantidades excesivas incrementan el crecimiento de algas filamentosas e interviene en la fijación de calcio por los corales.
 
El nivel óptimo de fosfatos debe mantenerse por debajo de 1 ppm.
Una fuente importante de eliminación de éstos, corresponde a una buena airereación y el empleo del skimer.
 
OXÍGENO
 
Las fuentes de oxígeno son el intercambio gaseoso a nivel de la capa superior de agua y el proceso de fotosíntesis por organismos como las algas.
 
El filtro “húmedo-seco” provee una importante entrada de oxígeno al sistema, además del empleo de un skimer. Los niveles de oxígeno oscilan entre 6.5 y 7 ppm, y es el nivel de saturación a temperaturas de 25-26 C°.

DIÓXIDO DE CARBONO
 
El dióxido de carbono es el resultado del proceso de respiración de los peces, los niveles normales se mantienen en 1 ppm en un acuario con una adecuada población.
 
Un incremento de CO2 provoca trastornos en el metabolismo de los peces (embolia gaseosa); además de que se genera ácido carbónico que puede intervenir en la caída del pH.
 
Para bajar los niveles de CO2, es conveniente aumentar la aireación. Cabe considerar que el CO2 es aprovechado por las microalgas que pueblan los corales y otros invertebrados, por lo que es indispensable la presencia de este gas para conservar la buena salud de los invertebrados.

 
  Total 196305 visitantes¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=